La energía geotérmica y el calor de la tierra – ahorro energético

La energía geotérmica se caracteriza principalmente por ser una de las pocas energías alternativas que no se origina a partir del sol. Proviene de las temperaturas existentes que existen entre la superficie terrestre y el calor de la tierra. Como toda energía renovable contribuye con el ahorro energético. Sin embargo, sus usos suelen ser un poco diferentes al resto de las energías aunque debido al alto precio de los combustibles, la tecnología ha buscado emplearla con fines eléctricos y térmicos. Para las empresas puede llegar a ser muy rentable a largo plazo, ya que no solo sirve como una herramienta para el ahorro energético sino también para crearle una reputación viable y estable a las mismas.

            Por lo general, el uso tradicional de la energía geotérmica es para los balnearios y piscinas climatizadas. No obstante, su utilización se ha extendido hacia la producción de agua caliente sanitaria y calefacción mediante bombas de calor e intercambiadores. Además de esto, se ha utilizado para los invernaderos y para evitar la formación de placas de hielo. No solo funciona para el medio ambiente, sino también para el ahorro energético. En la producción de electricidad su uso es de data reciente pero se utiliza por medio de las técnicas de vapor seco, centrales de ciclo binario o de agua a alta temperatura. Su funcionalidad recae en su practicidad económica y en el ahorro energético.

Definición, aplicaciones y tipos de energía geotérmica

            La energía geotérmica no solo se presenta como una alternativa al agotamiento progresivo de los combustibles fósiles, sino también como un instrumento para ayudar al medio ambiente y al ahorro energético. La misma puede ser definida como la energía almacenada en forma de calor que se encuentra por debajo de la superficie terrestre (EGEC). Es decir, engloba a las rocas, aguas subterráneas y suelos, independientemente de cual sea su temperatura, origen o profundidad. Sin embargo, para extraer el calor de las rocas y suelos es necesario utilizar el agua para transportarlo hacia la superficie de forma concentrada. Este proceso se puede hacer mediante sondas geotérmicas, colectores horizontales, sondeos o intercambiadores de calor tierra-aire.

            Cuando el fluido geotermal se encuentra en la superficie se procede a determinar su destino, ya que este puede ser para la producción de electricidad y para el ahorro energético o para fines menos necesarios.

            A partir de los años 70 se inician diversas exploraciones sobre ciertos elementos geotérmicos con el objetivo de utilizarlos para la energía eléctrica y posteriormente para el ahorro energético. El empleo de bombas de calor geotérmicas ha sido muy efectivo hasta los momentos, por lo que se espera que esta energía siga calando dentro de las posibilidades para cambiar los hábitos de consumo y para la sustitución de las energías no renovables. Las aplicaciones que se le pueden dar a este tipo de energía dependen de su contenido en calor. Sin embargo, es la temperatura la que determina su funcionalidad a nivel comercial e industrial.

            A nivel de vivienda, ocio o salud se necesita de bajas temperaturas para que pueda ser procesada correctamente en estas áreas. La temperatura debe estar comprendida entre 30 y 90 grados centígrados y aunque no funciona para producir energía eléctrica, si para la calefacción de edificios y ciertos procesos industriales. Para las áreas de agricultura y alimentación, se necesita de bajas y medias temperaturas, las cuales suelen estar en un rango de 90 y 150 grados centígrados. La piscicultura, el cultivo de setas, el secado de productos agrícolas, la calefacción para los invernaderos, son algunas de las actividades que requieren de este tipo de temperaturas. Para la producción de energía eléctrica y para el ahorro energético, se necesitan de temperaturas superiores a los 150 grados. Además de este proceso, se requiere para el lavado de tintes, la refrigeración por absorción, la extracción de sustancias químicas, la destilación de agua dulce, la recuperación de metales, entre otros.

El desarrollo sostenible y la energía geotérmica

            A pesar de no ser muy reconocida dentro de las energías renovables, existe desde hace miles de años. Técnicamente se encuentra entre todos desde la creación de la tierra. El calor terrestre es una fuente de energía duradera que puede contribuir al ahorro energético y para la producción de electricidad. Una de las grandes ventajas de esta energía es la no dependencia del clima y de sus variaciones durante el año. Por otra parte, representa una respuesta ecológica, local y eficiente para reducir los costos energéticos.

            Aunque no parece evidente, la energía geotérmica, es el recurso energético más grande que existe.  El calor de la tierra es ilimitado y va a estar disponible para los seres vivos y para los humanos durante millones de años siempre y cuando su explotación se realice de forma racional, ya que dependiendo del método de extracción se puede causar un mayor o menor impacto a la corteza. Debido a que es una energía ecológica, la utilización de bombas de calor geotérmicas no suele causar ningún daño, ya que solo consume energía eléctrica para el funcionamiento de los compresores u otros elementos. El consumo de electricidad por medio de estos instrumentos, se reduce notablemente en comparación con los sistemas tradicionales.

            Las bombas de calor geotérmicas utilizan sistemas de refrigeración sellados en fábricas, con mucho menos refrigerante que los aires acondicionados. Este hecho contribuye a la no destrucción de la capa de ozono y al ahorro energético. Las emisiones de gas son prácticamente nulas y no emite óxidos de nitrógeno. Además de esto, las instalaciones para redes de calefacción y las que funcionan con bombas de calor no producen un impacto visual, ya que prácticamente son invisibles. Las centrales geotérmicas modernas suelen ocupar muy poco espacio y pueden integrarse fácilmente al lugar al cual son destinadas.

            La inversión en bombas de calor geotérmicas puede ser muy elevada para cualquier persona pero cuando se trata de los costos de explotación suelen ser más bajos que los necesarios para la explotación del resto de las energías. El mantenimiento de estas centrales es pequeño y el rendimiento energético de esta energía es muy alto, por lo que se debería considerar con mayor seriedad para las distintas actividades que se requieren realizar a diario y a proyectos futuros que mejoren la calidad de vida de los seres humanos y de la tierra en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies